Dicen que no estamos vivos hasta que moriríamos por otra persona.
Yo, sin ser gato
ni nada que se le acerque,
moriría siete veces
por una sola vida contigo.

Pablo Benavente  (via hachedesilencio)